Go to Top

105 12 FEB 18 ARRENDAMIENTO FINANCIERO FISCAL REQUIERE NECESARIAMENTE PACTAR OPCIÓN DE COMPRA ANÁLISIS

Print Friendly, PDF & Email

La DIAN profirió el concepto 105 fechado febrero 12 de 2018, por medio del cual, realiza un análisis de los requisitos previstos en la Ley 1819 de 2016 para considerar que un contrato de arrendamiento debe manejarse bajo la modalidad de financiero, evento en el cual, el locatario debe reconocer un activo y como contrapartida un pasivo. Considera la DIAN que los requisitos señalados en el artículo 76 de la Ley 1819 de 2016, por medio de la cual se modificó el artículo 127-1 del E.T., son taxativos, lo cual entiende que solamente los enlistados en la norma fiscal permiten realizar la clasificación, no siendo posible acudir para este propósito a lo dispuesto en el nuevo marco técnico normativo aplicable como criterio técnico. Considera el ente oficial, que la noción de arrendamiento financiero requiere como elemento esencial que las partes arrendadora y arrendataria, hayan incorporado dentro del contrato un acuerdo para transferir la propiedad del bien a través de este mecanismo de financiación.

Es importante precisar, que la adquisición financiada de un bien que pueda catalogarse como arrendamiento financiero no da lugar al impuesto sobre las ventas, según se lee en el numeral 3 del art. 476 E.T.
Destaca la doctrina oficial, que el arrendamiento financiero, es una operación que puede ser realizada por una entidad que cuente con autorización legal para desarrollar este tipo de transacciones. En principio están habilitadas las compañías de leasing, pero la DIAN se abstiene de emitir opinión respecto a entidades diferentes que pudieran llevarla a cabo.

Es importante hacer una precisión final:

1. La distinción entre arrendamientos financieros y operativos, y sus implicaciones fiscales, prevista en el artículo 76 de la Ley 1819 de 2016 que modificó el art. 127-1 del E.T., sólo es aplicable a los contratos de arrendamiento que se celebren a partir del 1 de enero de 2017.
2. Los contratos de arrendamiento financiero o leasing con opción de compra y los contratos de leasing operativo, que se hayan celebrado antes de la entrada en vigencia de la Ley 1819 de 2016, mantienen el tratamiento fiscal vigente al momento de su celebración. Por efecto de esta situación pudiera ocurrir que un contrato se trató fiscalmente como operativo porque la ley vigente al momento de su celebración lo permitía y al realizar la implementación del nuevo marco técnico normativo, lo resultante pudo ser el reconocimiento de un activo por reunir los requisitos previstos en dicha normativa, situación que implicaría diferencias a nivel de activos (fiscalmente no hay activo), pasivos (fiscalmente no hay activo), depreciación contable no deducible, canon de arrendamiento operativo deducible, efectos en el cálculo de la regla de subcapitalización porque fiscalmente no hay activo ni deuda. Se trata de una diferencia importante en compañías que trataron en su momento las adquisiciones financiadas como leasing operativo a pesar de estar pactadas las respectivas opciones de compra, en razón a que la norma tributaria lo permitía.
3. Una situación de especial relevancia es que tanto en los contratos de leasing financiero celebrados antes de la vigencia de la Ley 1819 de 2016 y en los contratos de arrendamiento financiero celebrados en vigencia de la Ley 1819 de 2016, la vida depreciación fiscal aplicable es la habilitada en la norma tributaria vigente al momento de celebración de los contratos. En este sentido se deben aplicar las vidas útiles fiscales en cada caso, y no es procedente utilizar como referente el término de duración de los contratos. En este orden la depreciación fiscal para activos adquiridos hasta diciembre de 2016 se pude calcular asignando alícuotas del 5% para vehículos y computadores, 10% para maquinaria y equipo y 20% para inmuebles excepto terrenos; para el caso de activos adquiridos a partir de enero 1 de 2017, se deben catalogar como PPE o propiedad de inversión en cuyo caso hasta tanto el gobierno no emita un reglamento se debe aplicar la tabla de depreciación prevista en el artículo 137 del E.T., en su versión modificada por el artículo 82 de la Ley 1819 de 2016.
4. Las situaciones descritas en los numerales 2 y 3, son una razón adicional para justificar la importancia y necesidad de llevar un libro tributario como control detallado de las múltiples diferencias identificadas entre el mundo fiscal y el nuevo marco técnico normativo contable. Es importante precisar, que la experiencia en el tratamiento de estas diferencias a través de mecanismos diferentes al libro tributario (Tales como anexos manuales, hojas de excell, etc), indica que se incurre en riesgo de inconsistencia en la declaración de renta, porque no se garantiza la identificación integral de las mismas, generándose situaciones de comparación patrimonial no explicadas.

RAÚL FERNANDO HOYOS CALDERÓN
DIRECTOR DE IMPUESTOS

Descargar Word

Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural