Go to Top

A PROPÓSITO DE RACIONALIZAR LA BASE IMPONIBLE DEL POSIBLE IMPUESTO A LA RIQUEZA

Print Friendly, PDF & Email

Ahora que el gobierno nacional sigue empeñado en la creación del impuesto a la riqueza, es conveniente mencionar que una de las opciones que existen para disminuir la base gravable en las sociedades es la distribución de utilidades antes de la fecha en la que ocurre el hecho generador de la obligación tributaria más próxima (Según lo leído en el proyecto de reforma tributaria y en el proyecto modificado propuesto, la fecha es enero 1 de 2015).

Para e efecto es necesario hacer varias consideraciones:

  • 1. La decisión de distribución ante de enero 1 de 2015 implicaría la convocatoria de un asamblea extraordinaria que incluya en el orden del día la propuesta de distribución.
  • 2. La decisión de distribución implica una disminución patrimonial en cabeza de la sociedad que distribuye las utilidades a título de dividendos o participaciones, generando menor base imponible para el impuesto a la riqueza. De igual manera, implica un deterioro en los indicadores de endeudamiento (Aumenta) y pertenencia (Disminuye), en la medida que por efectos de la decisión de distribución, la entidad tiene menos patrimonio y más deuda (Con los accionistas).

    Es importante analizar que un menor patrimonio fiscal, supone también un menor rango para la aplicación de la regla de subcapitalización prevista en el artículo 118-1 E.T. Un menor patrimonio líquido implica también una menor base para la renta presuntiva futura. En suma es una decisión que conlleva impactos legales, tributarios y económicos que es conveniente sopesar.

  • 3. En cuanto a los socios, la distribución de dividendos puede suponer un incremento del patrimonio fiscal en la medida que estos tendrían una cuenta por cobrar. Sobre este tema existen dos posiciones:
    • i) El socio debe reconocer una cuenta por cobrar desde el mismo momento en que se toma la decisión de reparto, sin importar la fecha prevista para el pago de los mismos. De acuerdo con esta teoría: el socio tendría que reconocer una cuenta por cobrar desde el momento mismo en que se toma la decisión de la distribución y justificar el incremento patrimonial sustentando que se trata de un ingreso no realizado fiscalmente a diciembre 31 del año gravable porque en dicha fecha no era exigible el dividendo o la participación según corresponda.
    • ii) El socio sólo reconocería una cuenta por cobrar una vez transcurrido el período de exigibilidad del dividendo, siempre que la sociedad no haya realizado el pago del mismo. Esta posición se ampara en la regla de realización fiscal del ingreso prevista en el artículo 26 E.T, según la cual, los dividendos y/o participaciones, se entienden realizados cuando se abonen en cuenta en calidad de exigibles. Según esta tesis, la condición de exigible en el dividendo ocurre cuando es posible legalmente exigir su pago inmediato. Un argumento adicional para defender esta tesis, es que en la fecha en la cual se toma la decisión de distribución (Antes de enero 1 de 2015), no se conoce con certeza quien será el socio que podrá hacer exigible el pago del dividendo y/o de la participación, una vez transcurra el término previsto en el acta que decide que contiene la decisión de reparto y que consideró una fecha posterior a enero 1 de 2015 y en todo caso no superior a 1 año.

      La distribución de dividendos puede suponer la práctica se retención en la fuente a título de renta en cabeza del socio o accionista en la medida que i) Se trate de un socio que tiene la condición de contribuyente del impuesto sobre la renta (Ej.  Una persona natural, Una sociedad)  ii) Que se repartan dividendos gravados.    Al cumplirse los dos presupuestos mencionados, la sociedad tendría la obligación de practicar la retención a título de renta.

  • 4. Es menester recordar que una medida que suele considerarse para la disminución de los impuestos que consideran como base imponible al patrimonio líquido, es la distribución de utilidades respecto del mismo año fiscal antes que el mismo termine. En este caso, se requeriría realizar al menos 2 cierres del año 2014. El primero de ellos se haría para tomar la decisión de reparto de las utilidades causadas por el año 2014 hasta dicha fecha de corte. Esta posibilidad tiene amparo legal, como se aprecia en los conceptos proferidos por la Superintendencia de Sociedades y demanda el cumplimiento de requisitos que están considerados en la doctrina adjunta proferida por la Superintendencia de Sociedades. En este caso. Corresponden tomar en consideración los argumentos contenidos en los numerales 2 y 3 anteriores.

Informacion ampliada

Descargar PDF

Descargar WORD 1

Descargar WORD 2

Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural