Go to Top

DECRETO 1412 FECHADO AGOSTO 25 DE 2017 MIN TIC

Print Friendly, PDF & Email

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, expidió el Decreto 1412 con fecha agosto 25 de 2017, por medio del cual reglamenta el artículo 187 de la Ley 1819 de 2016, norma que adicionó los numerales 23, 24 , 25 y 26 al artículo 476 del Estatuto Tributario. El artículo 476 en cita, enlista los servicios excluidos del impuesto sobre las ventas. El decreto en mención se ocupa de establecer el alcance de las exclusiones previstas en los numerales 23 y 25 citados que en su orden se ocupan de:

1. Los servicios de educación virtual para el desarrollo de contenidos digitales, que fueren prestados en Colombia o desde el exterior. En este ámbito se enlistan 18 servicios con su respectiva definición.
2. La adquisición de licencias de software para el desarrollo comercial de contenidos digitales. En esta materia el decreto establece:

a. Se entiende por software para el desarrollo de contenidos digitales el conjunto de programas y rutinas que permiten a la computadora realizar determinadas tareas relacionadas con la creación y producción de contenidos digitales.
b. Contiene una clasificación del software para el desarrollo de contenidos digitales que enlista 18 categorías, entre las cuales a manera de ejemplo mencionamos: motor de desarrollo de video juegos, software de edición gráfica, software de iluminación y rendering, software de impresión aditiva, software de producción y edición sonora, software de modelación 2D y 3D, etc.

En su parte final el decreto establece que a solicitud del interesado, el MIN TIC establecerá si un determinado curso virtual o software cumple los presupuestos para considerarlo como un servicio excluido del impuesto sobre las ventas.

Con relación a los servicios por suministro de páginas web, servidores (hosting), computación en la nube (cloud compunting) y mantenimiento a distancia de programas y equipos, mediante conceptos 15778 fechado junio 16 de 2017 y 10804 fechado mayo 8 de 2017, ha señalado que para establecer el alcance de estas exclusiones se recurra “al sentido natural y obvio de las palabras en virtud de lo dispuesto en el artículo 28 de Código Civil, así como tener en cuenta lo dispuesto en el artículo 29 de la norma ibídem, según el cual “Las palabras técnicas de toda ciencia o arte se tomarán en el sentido que les den los que profesan la misma ciencia o arte; a menos que aparezca claramente que se han formado en sentido diverso”. De esta manera, se infiere que no es necesaria la expedición de un reglamento para establecer el alcance de estos servicios, ya que en cada caso se debe apelar a la definición técnica para establecer el sentido de estas expresiones.

Para ilustrar el alcance de estas expresiones, comparto información obtenida del portal es.wikipedia.org:

SERVIDORES HOSTING

“El alojamiento web (en inglés: web hosting) es el servicio que provee a los usuarios de Internet un sistema para poder almacenar información, imágenes, vídeo, o cualquier contenido accesible vía web. Es una analogía de “hospedaje o alojamiento en hoteles o habitaciones” donde uno ocupa un lugar específico, en este caso la analogía alojamiento web o alojamiento de páginas web, se refiere al lugar que ocupa una página web, sitio web, sistema, correo electrónico, archivos etc. en internet o más específicamente en un servidor que por lo general hospeda varias aplicaciones o páginas web.

Las compañías que proporcionan espacio de un servidor a sus clientes se suelen denominar con el término en inglés web host.

COMPUTACIÓN EN LA NUBE CLOUD COMPUTING

“La computación en la nube,[1] conocida también como servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo o nube de conceptos (del inglés cloud computing), es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, que usualmente es Internet.

En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles “en la nube de Internet” sin conocimientos (o, al menos sin ser expertos) en la gestión de los recursos que usan. Según el IEEE Computer Society, es un paradigma en el que la información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés La computación en la nube son servidores desde Internet encargados de atender las peticiones en cualquier momento. Se puede tener acceso a su información o servicio, mediante una conexión a internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier lugar. Sirven a sus usuarios desde varios proveedores de alojamiento repartidos frecuentemente por todo el mundo. Esta medida reduce los costos, garantiza un mejor tiempo de actividad y que los sitios web sean invulnerables a los delincuentes informáticos, a los gobiernos locales y a sus redadas policiales pertenecientes.

Cloud computing es un nuevo modelo de prestación de servicios de negocio y tecnología, que permite incluso al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados y responder con ellos a las necesidades de su negocio, de forma flexible y adaptativa, en caso de demandas no previsibles o de picos de trabajo, pagando únicamente por el consumo efectuado, o incluso gratuitamente en caso de proveedores que se financian mediante publicidad o de organizaciones sin ánimo de lucro. El cambio que ofrece la computación desde la nube es que permite aumentar el número de servicios basados en la red. Esto genera beneficios tanto para los proveedores, que pueden ofrecer, de forma más rápida y eficiente, un mayor número de servicios, como para los usuarios que tienen la posibilidad de acceder a ellos, disfrutando de la ‘transparencia’ e inmediatez del sistema y de un modelo de pago por consumo. Así mismo, el consumidor ahorra los costes salariales o los costes en inversión económica (locales, material especializado, etc.).

Computación en nube consigue aportar estas ventajas, apoyándose sobre una infraestructura tecnológica dinámica que se caracteriza, entre otros factores, por un alto grado de automatización, una rápida movilización de los recursos, una elevada capacidad de adaptación para atender a una demanda variable, así como virtualización avanzada y un precio flexible en función del consumo realizado, evitando además el uso fraudulento del software y la piratería.

El concepto de “nube informática” es muy amplio, y abarca casi todos los posibles tipo de servicio en línea, pero cuando las empresas predican ofrecer un utilitario alojado en la Nube , por lo general se refieren a alguna de estas tres modalidades: el software como servicio (por sus siglas en inglés SaaS –Software as a Service), Plataforma como Servicio (PaaS) e Infraestructura como Servicio (IaaS). El software como servicio (SaaS) es un modelo de distribución de software en el que las aplicaciones están alojadas por una compañía o proveedor de servicio y puestas a disposición de los usuarios a través de una red, generalmente la Internet. Plataforma como servicio (PaaS) es un conjunto de utilitarios para abastecer al usuario de sistemas operativos y servicios asociados a través de Internet sin necesidad de descargas o instalación alguna. Infraestructura como Servicio (IaaS) se refiere a la tercerización de los equipos utilizados para apoyar las operaciones, incluido el almacenamiento, hardware, servidores y componentes de red.

El software tiene una desventaja, puede ser hakeado en cualquier momento ya que la información se encuentra en la nube (internet)”

RAÚL FERNANDO HOYOS CALDERÓN
DIRECTOR DE IMPUESTOS

Descargar PDF

Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural