Go to Top

DERECHO DE INSPECCIÓN

Print Friendly, PDF & Email
El ejercicio del derecho de inspección, se convierte en la posibilidad que tienen los socios de tener acceso sobre los libros y papeles de la sociedad, en los términos establecidos en la ley, en las oficinas de la administración que funcione en el domicilio principal de la sociedad. También llamado de fiscalización individual tiene una finalidad esencialmente informativa para el socio, a diferencia de una auditoria externa mediante la cual se busca la obtención de una opinión calificada por parte de un especialista, situación ésta última que corresponde determinar al máximo organismo social, por solicitud de los socios, la que se realiza de manera temporal u ocasional, que depende de la administración y es a esta a quien debe rendir cuentas de su gestión.
Es importante señalar el alcance del derecho de inspección que se supedita a los términos establecidos en la ley y a la reglamentación dispuesta por la Superintendencia de Sociedades, que al respecto se ha pronunciado, precisando su modo de operar: a) Puede ejercerse en cualquier tiempo. Esta afirmación es predicable de las sociedades colectivas, de responsabilidad limitada y las en comandita para los socios comanditarios, siempre y cuando no implique una carga adicional para la sociedad. b) El socio puede ejercer este derecho directamente o por un representante. c) El derecho de inspección se ejerce mediante el examen de la contabilidad, los libros de registro de socios y de actas, y en general de todos los documentos de la sociedad con la cual la materia objeto del derecho referido es amplia por disposición legal. d) Su objetivo no es la fiscalización de las actividades, operaciones o negocios del ente societario. e) Es eminentemente informativo.
En ningún caso, este derecho se extenderá a los documentos que versen sobre secretos industriales o cuando se trate de datos que de ser divulgados, puedan ser utilizados en detrimento de la sociedad. Se observa entonces, que aunque la ley de manera genérica se refiera al ejercicio sobre los libros y papeles de la sociedad, de la misma manera restringe su aplicación a datos confidenciales y secretos industriales.
En las sociedades anónimas el derecho de inspección se circunscribe a los quince días hábiles que preceden la reunión ordinaria que se celebra dentro de los tres primeros meses de cada año, oportunidad ésta que tienen los accionistas de inspeccionar los libros de contabilidad con sus correspondientes comprobantes y documentos soporte, la correspondencia, el libro de actas de asamblea y de junta directiva, el libro de registro de accionistas, los estados financieros básicos con sus respectivas notas, el proyecto de distribución de utilidades del respectivo ejercicio, el informe de gestión del gerente y de la junta directiva y el informe escrito del revisor fiscal. Es necesario aclarar que en las sociedades anónimas el derecho de inspección de los accionistas se limita al período contable objeto de revisión, luego entonces, la información a que está obligado el administrador a suministrar a los accionistas es la correspondiente al último ejercicio, pues como lo prescribe la Supersociedades “los documentos propios a ejercicios anteriores suponen que fueron objeto de fiscalización individual en la oportunidad legal correspondiente”.
Ahora bien, el derecho de inspección de la junta directiva es una potestad como órgano corporativo dadas sus atribuciones suficientes para ordenar que se ejecute o celebre cualquier acto o contrato comprendido dentro del objeto social y no individual de alguno de sus miembros, quien no podrá de manera independiente inspeccionar los libros y demás papeles sociales de la empresa, utilizando la figura del derecho de inspección.
HAROLD FABIÁN DÁVALOS MURIEL
DIRECTOR JURÍDICO
NATALIA JARAMILLO CARDONA
SEMISENIOR JURÍDICO
Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural