Go to Top

EL DELITO INFORMÁTICO VA EN AUMENTO EN NUESTRO PAÍS

Print Friendly, PDF & Email

La cifra de delitos informáticos en el país sigue aumentando aceleradamente. Según las estadísticas,  Colombia  está ocupando el tercer país en Latinoamérica en donde más se cometen este tipo de delitos, de acuerdo a las denuncias mensuales presentadas por fraude a diferentes bancos y personas.  Los dos primeros puestos son para Brasil y México.

Se define como delito informático, aquel que atenta contra la integridad, confidencialidad y disponibilidad de la información o de un sistema informático de un tercero, de manera ilegal y fraudulenta.

Uno de los delitos que más  se presentan en el país de acuerdo con los registros de la Fiscalía, son el acceso no autorizado a las bases de datos de los bancos u otras entidades financieras  para robar archivos o datos de contraseñas para apropiarse del dinero de terceros, ingresar a redes sociales y apropiarse de correos ajenos y clonar tarjetas bancarias.

Generalmente estos se realizan con complicidad de empleados o exempleados de las entidades financieras, quienes obtienen la información de los clientes inscritos en algún producto.  Algunos logran acceder a sus cuentas, descubriendo sus contraseñas de acceso, o suplantando sus firmas. Ya sea para realizar retiros en físico o a través de transferencias bancarias. A pesar de que hoy en día las entidades bancarias han diseñado  mecanismos que no permiten  ser  fácilmente descifradas, sin embargo todo parte del descuido o confianza con las claves de nuestras cuentas o tarjetas, pues no tomamos la precaución de estarlas cambiando periódicamente, a menos que el sistema nos obligue a cambiarlas, o de  cubrir con la mano en el momento de digitar la clave ya sea en un establecimiento o en un cajero automático.

Otro tipo de fraude que también va en aumento es el robo de contraseñas de las cuentas de correo o redes sociales,  para tomar control de estas cuentas y no permitirle acceder al dueño; enviando mensajes o contenidos que pueden afectar su imagen u honra, pues lo usan a su nombre ya sea para sobornar a alguien o conseguir beneficios  de los contactos que tengan inscritos en su cuenta.  Otro de los modos operandi es cazar gente incauta, que la engañan a través de correos falsos que dicen ser de entidades conocidas cuando en realidad los llevan a páginas fraudulentas.

Se debe tener en cuenta que en la actualidad con todos los avances tecnológicos  se pueden apropiar ilícitamente del dinero de terceros a través de clonación de tarjetas bancarias, vulneración y alteración de los sistemas de cómputo para recibir servicios y transferencias electrónicas, manipulación de programas para acceder a los cajeros automáticos, entre otros.

Detrás de todos estos eventos existen bandas delincuenciales que se apoyan en expertos en informática en computadores y celulares.  Sin embargo a través de La Ley 1273 de 2009, que regula la protección de la información y los datos, sanciona a quien se apropie ilegalmente de información confidencial  que está almacenada en un computador, en un correo electrónico, en un dispositivo móvil o hasta de una USB, donde se ha logrado penalizar el delito informático  entre cuatro y ocho años de cárcel.  Y si se utilizan medios electrónicos la pena podría ir hasta doce años de prisión; de acuerdo con la Fiscalía, estas actuaciones  no se cometen por una sola persona, por lo que se cometen en concurso con delitos como el concierto para delinquir. También la ley establece que  este delito no tendrá la posibilidad de modificar la medida de aseguramiento, por tal motivo no tendrían beneficios como el de casa por cárcel. Al igual la ley puede determinar sanciones económicas mínimas de 100 SMLV  o máximas de 600 millones de pesos.

Algunos jueces y abogados del país  manifiestan que Colombia es el primer  país en tener clara una legislación sobre estos delitos, pues en otros países no se protege la información y el dato, sino que queda inmerso dentro de los otros delitos generales. No obstante aún existe cierto desconocimiento por parte de ellos  para juzgar este tipo de delitos, donde algunos lo toman como delitos clásicos.

Si lo analizamos desde el punto de vista empresarial, esta ley impulsa a los empresarios a crear mecanismos y controles de protección a uno de sus activos más importantes y de gran valor que es la información.  Por eso deberían  adecuar los contratos de trabajo y los que establezcan con contratistas, reglamentos internos, acuerdos de confidencialidad con empleados y  terceros, políticas de seguridad, todo lo anterior apoyados en esta Ley.

 LUZ MARY TELLO CABEZAS
Coordinadora de consultoría y auditoría en TI.
CPAAI Cabrera International S.A.

Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural