Go to Top

LA LEGALIDAD DE LAS VIDEOGRABACIONES EN LAS COMPAÑIAS

Distintas compañías hacen uso de videograbaciones con el objetivo de preservar la seguridad de sus instalaciones y de las personas que en ellas se encuentra. No obstante, diversas inquietudes se han presentado en torno a establecer qué tan legal es hacer uso de estos mecanismos para alcanzar el fin propuesto, sin que por ello, se estén violando derechos constitucionales tan importantes como el de la intimidad, el de la información y el del tratamiento de los datos personales.

Pues bien, la Superintendencia de Industria y Comercio ya ha conceptuado al respecto, afirmando que la captación de videos e imágenes que se efectúan a través de videograbaciones deben ser objeto de regulación y le son aplicables las disposiciones de la Ley 1581 de 2012, más conocida como “Régimen General de Datos Personales”; por ello, es indispensable que exista previa autorización de las personas que serán sujeto de grabación a través de estos dispositivos.

Sin perjuicio de lo anterior, el tema de las video grabaciones ya ha sido tratado de tiempo atrás, incluso antes de proferida la Ley 1581 de 2012, específicamente para el ámbito laboral. Por ejemplo, en Sentencia T -768 de 2008, la Corte Constitucional ha afirmado que las grabaciones a empleados por medio de cámaras de seguridad son permitidas si y solo si, estas son usadas con el fin de garantizar intereses de la compañía, o para fines estrictamente laborales como lo es el permitir el control sobre el rendimiento y desempeño laboral, siempre y cuando la medida sea proporcional, idónea y necesaria al fin que se busca.

Lo anterior, es permitido además por virtud del artículo 108 del Código Sustantivo del Trabajo, en el que se señala que dentro del Reglamento Interno de Trabajo pueden existir prescripciones de orden y seguridad, dentro de las cuales se encontraría el uso de cámaras para tal fin. Por ende, si se está haciendo uso de estos mecanismos de vigilancia, es necesario que los empleados conozcan que están siendo vigilados, si se quiere notificándolos de ello, y por supuesto, haciendo indicación expresa de ello, en el Reglamento Interno de Trabajo. La constancia o prueba de que la compañía notificó y solicitó autorización es indispensable para realizar dicha práctica.

Ahora bien, en tratándose de los visitantes que ingresan a la entidad, siendo complejo solicitarles autorización escrita, y como quiera que la Ley 1581 de 2012, permite que la autorización además de ser escrita u oral se haga mediante conductas inequívocas del Titular; si la persona al ingresar no expresa su inconformismo respecto al estar siendo filmado, se entendería que se encuentra aceptando tal práctica; pero para que ello sea realmente valido, la recomendación es que las compañías tengan dentro de sus instalaciones avisos que indiquen que existen cámaras de vigilancia y seguridad y que las personas están siendo grabadas; de esta forma, la debida autorización se surtiría.

NATALIA JARAMILLO CARDONA
SEMISENIOR JURÍDICO

Comparte esto:
FacebookTwitterLinkedIn

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *