Go to Top

Novedades y Boletínes Cumplimiento de las Normas Internacionales de Información Financiera y Corrección de los Errores

Print Friendly, PDF & Email

El objetivo de los estados financieros es suministrar información financiera de la entidad, de tal manera que sea útil para la toma de decisiones económicas por parte de los usuarios de dicha de información. Para que éste objetivo se cumpla, la información debe reflejar razonablemente la situación y rendimiento financiero de la entidad.

Se supone que el cumplimiento de las Normas de Información Financiera, basada en estándares internacionales conlleva a que los estados financieros suministren una presentación razonable. Más que un supuesto, la normatividad exige que se informe de manera explícita, mediante una nota, que se han cumplido sin excepciones los estándares.

Específicamente en la norma internacional de contabilidad NIC-8, se indica textualmente: “Los estados financieros no cumplen con las NIIF si contienen errores, tanto materiales como inmateriales”. Este es un aspecto que se debe tener claro en todos los procesos de implementación de los nuevos estándares en Colombia. Al momento de cumplir con la norma, el manejo de los errores no debe ser sujeto al filtro de la materialidad o importancia relativa. Por esto tiene sentido que durante el periodo de preparación obligatoria, se haga una revisión detallada a la información contable, con el propósito de corregir éstos errores. De hecho, la Superintendencia de Sociedades en su Circular 115-00005 de agosto de 2013, está recomendando a las entidades que efectúen una “depuración de la contabilidad” y  que todos los ajustes por corrección de los errores se hagan en el periodo de preparación obligatoria, es decir  en los libros que se llevan bajo los PCGA colombianos.

Es frecuente que en el procesamiento de la información contable se presenten errores, en los cálculos aritméticos, en la interpretación de una normatividad, por desconocimiento, por fallas en los sistemas de control en el procesamiento de la información. Ninguna entidad está libre del riesgo de que se presenten errores. Sin embargo, un error también puede generarse intencionalmente, cuando se pretende presentar una situación o unos resultados financieros que no corresponden a la realidad. Es muy complicado cuando en un proceso de “depuración de la contabilidad” se detectan errores intencionales, lo cual tipifica en información financiera fraudulenta.

Es en este aspecto particular de la actitud de la entidad frente al error, en donde se concentra en buena parte el éxito o fracaso de la implementación de las normas  de información financiera basadas en los estándares internacionales – NIIF. Tal como se indicó al principio, la normatividad es clara: los estados financieros no cumplen con las NIIF si contienen errores. El problema no radica en que se presenten errores, es un riesgo al que todas las entidades están expuestas, el punto es como se procede ante la detección de los errores: si no se corrigen, si se toleran, o en el peor de los casos, se cometen con la intensión de tergiversar la información. En ese orden de ideas, la utilidad de los estados financieros bajo los nuevos estándares, recae no solamente en el cumplimiento sin excepciones de la normatividad, también depende del ambiente de control, de las bases éticas de la entidad, del profesionalismo y la responsabilidad como asumen sus roles todos los involucrados en la preparación, revisión y presentación de la información financiera.

Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural