Go to Top

RECONOCIMIENTO DE IMPUESTO DIFERIDO EN PYMES CUANDO EL VALOR NIIF DE UN INMUEBLE ES MAYOR QUE LA BASE FISCAL

Print Friendly, PDF & Email

El Consejo Técnico de la Contaduría Pública profiere el concepto 639 con fecha septiembre 22 de 2016, en el cual, analiza el reconocimiento del impuesto diferido bajo modelo NIIF en el ámbito de una entidad catalogada como PYME, cuando el valor contable (Valor NIIF) de inmuebles catalogados como propiedad planta y equipo (PPE) es superior a la base fiscal de los mismos.

La lectura y el análisis del planteamiento doctrinal realizado por el CTCP, permite esbozar algunas conclusiones y comentarios:

1. La diferencia temporaria, genera reconocimiento de impuesto diferido por pagar (Pasivo), en la medida que la entidad sea contribuyente de impuesto a las ganancias (Renta, Cree, Ganancia Ocasional. ST al Cree).

2. Si la entidad no es contribuyente de impuesto a las ganancias, no hay lugar al reconocimiento de impuestos diferidos. A manera de ejemplo, este sería el caso de una entidad gremial que no desarrolla actividades de mercadeo o industria.

3. La diferencia temporaria, no genera reconocimiento de impuesto diferido por pagar (Pasivo), si la entidad es contribuyente de impuesto a las ganancias, pero por efectos de la legislación aplicable, sus excedentes resultan exentos siempre que los destine en la forma como el cuerpo normativo que le es propio regule. Este sería el caso de las entidades cooperativas, que de acuerdo con la normatividad fiscal, no son materia de gravamen si destinan los excedentes en la forma que estipule la legislación cooperativa.

4. La diferencia temporaria, no genera reconocimiento de impuesto diferido por pagar (Pasivo), si la entidad es contribuyente de impuesto a las ganancias, tiene proyectado vender el inmueble y bajo la normatividad aplicable, dicha operación no está gravada con dichos tributos. Este sería el caso de una entidad que proyecta vender voluntariamente un inmueble a una entidad gubernamental y dicha operación atiende razones de interés público reconocidos por la ley. Para estos efectos se entiende que hay enajenación voluntaria, cuando la venta no ocurre como resultado de un proceso de expropiación por vía administrativa.

5. En los casos en los cuales, la entidad es contribuyente y por efecto del análisis resultare que la diferencia temporaria es gravada, se debe reconocer el impuesto diferido por pagar aunque no se tenga expectativa de venta futura. En este evento pueden ocurrir diversas situaciones:

a. El impuesto diferido imputable a la diferencia temporaria por el componente no depreciable del bien (El terreno) se mediría con la tarifa imputable al impuesto sobre ganancia ocasional.

b. El impuesto diferido imputable a la diferencia temporaria por el componente depreciable del bien (La construcción), si no existiere expectativa de venta se mediría con la tarifa aplicable a la renta ordinaria tomando como referente el monto de la depreciación no deducible futura. Si hubiere expectativa de venta, para efectos de medir el impacto fiscal recordemos que tratándose de bienes depreciables, la utilidad fiscal se grava con renta ordinaria hasta el monto de la recuperación de deducciones por depreciación y con ganancia ocasional sobre el excedente si lo hubiere.

Como se puede apreciar, el reconocimiento de impuestos diferidos, es un asunto complejo, que no debería entenderse exclusivamente como la cuantificación de diferencias entre partidas contables y fiscales para posteriormente aplicar una tarifa impositiva. Es un asunto que debe reflejar la visión futura que tiene la Administración respecto a los activos que posee y controla. Es un asunto que si no involucra la visión que la Dirección de la entidad tiene, corre el riesgo de ser una cifra contable incorporada en la contabilidad sin sustento y sin cumplir el requisito de probabilidad de ocurrencia que el nuevo marco normativo exige. En suma, los impuestos diferidos reconocidos y/o no reconocidos en el nuevo modelo de información financiera, corren el riesgo de ser letra muerta si la Administración no asume con juicio el papel que dicha normatividad le asigna. Los impuestos diferidos no son una tarea exclusiva de contadores, como algunos piensan. Los impuestos diferidos bien aplicados, mal medidos o no medidos, impactan los resultados de la entidad e inciden en la tasa efectiva de tributación, afectan el valor de las utilidades comerciales en favor de los socios o accionistas y afectan el valor de las empresas.

RAÚL FERNANDO HOYOS CALDERÓN
DIRECTOR DE IMPUESTOS

Descargar PDF

Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural