Go to Top

REQUISITOS PARA LA CONFIGURACIÓN DE UNA SITUACIÓN DE SUBORDINACIÓN ENTRE SOCIEDADES

Print Friendly, PDF & Email
El artículo 260 del Código de Comercio dispone que habrá subordinación cuando:
1. El poder de decisión se encuentre ya sea de manera directa ( filiales) o indirecta ( subsidiarias) sometido a la voluntad de una o varias personas llamadas matrices o controlantes.
2. Exista dirección o control económico, financiero o administrativo por parte de las matrices o controlantes.
Al respecto, la norma precitada permite que el poder de decisión y control antes aludido pueda ejercerse ya sea por personas jurídicas, entiéndase sociedades, por personas naturales, e inclusive por patrimonios autónomos.
Así las cosas, el artículo 261 modificado por el artículo 27 de la ley 222 de 1995, prescribe de manera enunciativa y no taxativa (pueden existir otras situaciones de subordinación no descritas de manera expresa en la norma) tres (3) presunciones legales de subordinación, es decir, podrían desvirtuarse eventualmente, para efectos de determinar si las sociedades filiales o subsidiarias se encuentran realmente bajo un vínculo de subordinación, que a continuación se describen:
1. Cuando haya presencia de la denominada subordinación jurídica o interna, es decir cuando exista participación mayoritaria de capital de una matriz en las otras compañías materializada en una participación de más del 50% del capital en dichas sociedades, en el que para el efecto no se tendría en cuenta el cómputo de las acciones con dividendo preferencial y sin derecho a voto.
2. Cuando la matriz y las sociedades subordinadas tengan de manera conjunta o separada el derecho a emitir los votos constitutivos de la mayoría mínima decisoria en la junta de asamblea general de accionistas, o tengan el número de votos necesarios para poder elegir la mayoría de miembros de la junta directiva, si existiere, aun cuando estos no sean designados efectivamente.
3. Cuando exista subordinación económica, externa o contractual, esto es, cuando la matriz ejerza influencia dominante en las decisiones de los órganos de administración de las subordinadas en razón de un acto o negocio con dichas sociedades controladas o con sus socios. Para este caso, no es necesario que la matriz tenga participación mayoritaria de capital en la otra u otras compañías controladas, ni tener el poder decisorio en sus órganos de dirección, sino que dentro de un negocio o contrato determinado se le imponga a dichas sociedades condiciones contractuales restrictivas que conlleven a una pérdida de autonomía.
Cabe anotar como se expresó anteriormente, que al ser estos tres supuestos presunciones enunciativas y no taxativas, pueden existir otras circunstancias determinantes de subordinación que no se encuentran contempladas en la norma, en las que se verifique que el poder de decisión de las sociedades controladas están sometidas a la voluntad de la matriz, por lo que para estos eventos corresponde a la parte interesada probar que la circunstancia en cuestión tiene dichos efectos, bien sea ante Superintendencia de Sociedades o Financiera si fuere el caso, para efectos de ordenar la inscripción del registro mercantil de tal situación de subordinación.
HAROLD FABIÁN DÁVALOS MURIEL
DIRECTOR JURÍDICO
NATALIA JARAMILLO CARDONA
SEMISENIOR JURÍDICO
Comparte esto:

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seminario Declaracíon de Renta Persona Natural